Ponme los pies en la tierra, el corazón en el pecho y la razón como timón. Que esta vida de falsas apariencias no me engañe con susurros, abrazos flojos y besos rotos.

Yese

A %d blogueros les gusta esto: